es
Mary Robinette Kowal

Hacia las estrellas

Повідомити про появу
Щоб читати цю книжку, завантажте файл EPUB або FB2 на Букмейт. Як завантажити книжку?
    jorgegocaцитує9 місяців тому
    Los ingenieros causan problemas y las calculadoras los solucionan».
    jorgegocaцитує9 місяців тому
    «no poner todos los huevos en la misma cesta».
    Yatzel Roldánцитуєторік
    En los años cincuenta, un hombre con un título superior en matemáticas era un ingeniero. Una mujer era solo una calculadora. La discrepancia salarial entre los dos puestos de trabajo era enorme, a pesar de que las mujeres eran quienes diseñaban los algoritmos que impulsaron gran parte de la industria aeroespacial. Del mismo modo, los trabajadores blancos cobraban más que los negros. Ojalá estas batallas históricas no se librasen todavía, pero ninguna de las dos estadísticas ha cambiado.
    Yatzel Roldánцитуєторік
    No hay nada que ver salvo la vasta oscuridad. Si pienso de manera racional, sé que hemos pasado al lado oscuro de la Tierra. Nos deslizamos por la sombra y, entonces, el cielo se llena de magia. Las estrellas aparecen. Millones de ellas, en todo su esplendor.

    No son las estrellas que recuerdo de antes del meteorito. Son claras y estables, sin una atmósfera que las haga brillar.
    Yatzel Roldánцитуєторік
    El azul del cielo se vuelve más profundo y aterciopelado y, después, se oscurece hasta el negro. No es un color, sino la ausencia de él. Tinta. Terciopelo. Oscuridad. Ninguna palabra hace justicia a la profundidad del espacio.
    Yatzel Roldánцитуєторік
    El cohete atruena y me hundo en el asiento. La aceleración me hace retroceder, como si la Tierra quisiera impedir que nos fuéramos.
    Yatzel Roldánцитуєторік
    —Presurización confirmada. —Lebourgeois es el sacerdote francés de nuestra pequeña capilla, y recita la letanía del espacio.
    Yatzel Roldánцитуєторік
    me hacía raro pensar que, al cabo de poco más de una semana, estaría atada a una bomba de cuatro megatones que me llevaría al espacio. Cada vez que hablaba con alguien, me era imposible no pensar que podía ser la última vez.
    Yatzel Roldánцитуєторік
    Observé los indicadores y el mundo exterior. Era como si el aire se hubiera vuelto líquido y fluyera a nuestro alrededor. ¿Era posible sentirse pesada y ligera a la vez? La fuerza g del despegue me empujaba contra al asiento, pero el aire me elevaba.
    Yatzel Roldánцитуєторік
    No queremos llegar antes que los hombres. Quiero ir a la Luna por la misma razón que ellos. Las mujeres pueden ser útiles en el espacio. Esto no es un concurso en el que compitamos con los hombres en nada.
    Yatzel Roldánцитуєторік
    Los rusos usaron a las Brujas de la Noche en la guerra con un efecto devastador.

    Parker ladeó la cabeza ante la mención del escuadrón aéreo ruso femenino.

    —Siempre había creído que eran solo propaganda.

    —Sí, quizá al principio. Pero muy real y efectiva. —Von Braun se encogió de hombros—. Además, hasta la propaganda puede ser útil. Queremos que el programa espacial continúe, ¿cierto?
    Yatzel Roldánцитуєторік
    Tomar la pastilla significaba que había fracasado. Por más que los médicos dijeran que la ansiedad era una enfermedad real, no me sacaba la voz de mi madre de la cabeza: «¿Qué pensará la gente?». ¿Qué iba a pensar mi marido?
    Yatzel Roldánцитуєторік
    Creían que las mujeres podían ir a la Luna y que, por tanto, ellas también podrían. Por eso tenía que seguir, porque, cuando tenía su edad, habría necesitado a alguien como yo. Una mujer como yo.
    Yatzel Roldánцитуєторік
    Miré la pantalla con una sonrisa tan amplia que me dolieron las mejillas. La Luna. Algún día, iría allí. Algún día, caminaría sobre su superficie.
    Yatzel Roldánцитуєторік
    Damas y caballeros, lo que tienen delante ha sido representado en unos y ceros, transmitido a través de las profundidades del espacio y reconvertido de nuevo en imagen. Es la superficie de la Luna.

    Entonces, como en un truco de magia, distinguí la curva del horizonte.
    Yatzel Roldánцитуєторік
    Dice que son una abominación y que no considerará ninguna misión lunar tripulada que no incluya informáticos humanos. —Lo cual me parecía perfecto, ya que aumentaba las posibilidades de que tuvieran que incluir a una mujer. No es que los hombres no supieran de matemáticas, sino que la mayoría se dedicaba a la ingeniería, no a los cálculos. El mundo de los números sobre el papel no era tan atractivo como el hardware y los explosivos de los cohetes. Ellos se lo perdían.
    Yatzel Roldánцитуєторік
    —No enviaré a mujeres al espacio. Si un hombre muere, es trágico, pero la gente lo aceptará. ¿Una mujer? Ni pensarlo. Cancelarían el programa de inmediato.
    Yatzel Roldánцитуєторік
    Señor presidente, con un cuerpo de astronautas compuesto solo por hombres, ¿hay peligro de que el bloque comunista lo perciba como un puesto militar en lugar de una colonia?
    Yatzel Roldánцитуєторік
    Los despegues tienen algo mágico. Conozco a gente con miedo a volar que dice que los despegues y los aterrizajes son las partes difíciles, tal vez porque es el momento en que resulta más evidente que están volando. Me encanta cómo te empujan contra el asiento. El peso y la sensación de impulso te aplastan al mismo tiempo que las vibraciones del asfalto zumban a través de los mandos hasta las manos y las piernas. Entonces, de repente, todo se detiene y el suelo se cae.
    Yatzel Roldánцитуєторік
    que me pregunto… —las interrumpí, y señalé con la galleta a Betty—. ¿Crees que se dará cuenta de que en la lista solo hay hombres?
fb2epub
Перетягніть файли сюди, не більш ніж 5 за один раз