es
Kiera Cass

La reina

Повідомити про появу
Щоб читати цю книжку, завантажте файл EPUB або FB2 на Букмейт. Як завантажити книжку?
    Sr Bookmateцитує4 роки тому
    —Has guardado mis secretos. Te aseguro que, si te casas conmigo, habrá muchos más secretos que guardar. No me juzgas ni pareces agitarte demasiado. Me das paz. —Sus ojos buscaron los míos—. Busco la paz desesperadamente. Creo que eres la única oportunidad que tengo de conseguirla.
    —¿El centro de tu tormenta? —dije yo, sonriendo.
    Él suspiró, aliviado.
    —Sí.
    Adriana Peralta Casqueraцитує2 роки тому
    —Tú serás lo único en este mundo que es mío de verdad. Y te voy a poner en un pedestal tan alto que será impensable que alguien pueda no adorarte.
    Antoniaцитуєторік
    no des motivo a nadie para que dude de tu competencia
    Nayeli Cortésцитуєторік
    El hecho de que nadie lo supiera lo hacía aún mejor; de algún modo, era algo más sagrado, algo que conservar como un tesoro.
    daiiraa13цитує2 роки тому
    Es una sensación extraña cuando descubres cuánto le importas a gente a quien pensabas que no le importabas nada. O descubrir que, cuando te vas desintegrando lentamente, otra gente lo sufre también en menor medida.
    Michelle Lozanoцитує2 роки тому
    A lo largo de los años, había imaginado un centenar de primeros besos con Clarkson. Pero aquello superó todos mis sueños.
    Michelle Lozanoцитує2 роки тому
    El mundo me parecía una sombra de sí mismo. Y yo iba arrastrándome por él, fría y cansada.
    Michelle Lozanoцитує2 роки тому
    Así que sabía reír. Era algo que tenía enterrado, oculto detrás de todo lo que estaba obligado a sentir, a pensar y a gestionar.
    Michelle Lozanoцитує2 роки тому
    En el pasado había soñado con sus besos, por supuesto, pero un beso raramente era solo un beso.
    Beth Arellanoцитує2 роки тому
    Llevo enamorada de él desde que tenía siete años. Cada año le he cantado el cumpleaños feliz en voz baja, contra la almohada, para que mi hermana no se riera de mí por recordarlo
    Angie Avendaño Porrasцитує2 роки тому
    —Tú serás lo único en este mundo que es mío de verdad. Y te voy a poner en un pedestal tan alto que será impensable que alguien pueda no adorarte.
    Elena Herperцитує2 роки тому
    —No. Tú no tienes que ser nada que no quieras ser. ¿Te gusta el orden? Pues planifica, prepárate. Imagina el rey, el marido y el padre que quieres ser, y haz lo que haga falta para conseguirlo.
    evyцитує2 роки тому
    —Tú serás lo único en este mundo que es mío de verdad. Y te voy a poner en un pedestal tan alto que será impensable que alguien pueda no adorarte.
    Julieta BD HSцитує3 роки тому
    Busco la paz desesperadamente. Creo que eres la única oportunidad que tengo de conseguirla
    Julieta BD HSцитує3 роки тому
    cuando te vas desintegrando lentamente, otra gente lo sufre también en menor medida.
    Lucía Pereyraцитує3 роки тому
    Todos los derechos reservados. Quedan rigurosamente prohibidas, sin
    Isabel Fernándezцитує3 роки тому
    —Tú serás lo único en este mundo que es mío de verdad. Y te voy a poner en un pedestal tan alto que será impensable que alguien pueda no adorarte.
    miri Miri <3цитує4 роки тому
    Su mundo parecía una tormenta.
    Yo sería el centro.
    chakas2005цитує4 роки тому
    saber nada de él.
    —Exactamente.
    La doncella llegó tan en silencio
    Sr Bookmateцитує4 роки тому
    Clarkson llamó a la puerta.
    No esperó a que contestara: entró directamente. Me puse en pie para recibirle. Quería hacer una reverencia, pero había algo en su mirada que me desorientó. Le vi avanzar por la habitación, con la mirada fija en mí.
    Me llevé la mano al estómago, haciendo un esfuerzo por detener al puñado de mariposas que revoloteaban allí dentro, pero fue en vano.
    Sin decir palabra, levantó una mano y la apoyó en mi mejilla, me apartó el cabello y luego la pasó por debajo de mi barbilla. Asomó en su rostro una sonrisa, justo antes de que acercara los labios.
    A lo largo de los años, había imaginado un centenar de primeros besos con Clarkson. Pero aquello superó todos mis sueños.
    Me guio, sujetándome muy cerca de su cuerpo. Pensé que quizá daría un paso en falso o dudaría, pero, de algún modo, mis manos acabaron entre su cabello, agarrándolo con la misma fuerza con que me agarraba él a mí. Curvó el cuerpo y yo hice lo propio con el mío, adaptándolo al suyo, sorprendida de lo bien que encajábamos.
    Aquello era la felicidad. Aquello era el amor. Todas esas palabras que se dicen o se leen y ahora…, ahora sabía lo que querían decir.
    Cuando por fin se apartó, las mariposas y los nervios habían desaparecido. Una sensación completamente nueva recorría mi piel.
    Se nos había acelerado la respiración, pero eso no le impidió hablar.
    —Hoy estás imponente. Tenía que decírtelo —dijo, rozándome con la punta de los dedos los brazos, las clavículas, hasta llegar al cabello—. Absolutamente imponente.
fb2epub
Перетягніть файли сюди, не більш ніж 5 за один раз