bookmate game

Rosa Beltrán

  • Marcie Mata Dцитуєторік
    un día, adolescente, me incliné ante un espejo y no había nadie. El vacío”.26
    Rosari
  • Mariana del Vergelцитує2 роки тому
    ¿Con qué palabras y en qué historias nom­brarían a sus pechos, a sus caderas, a sus vulvas las niñas, las muchachas, las matronas, las ancianas (que si tenían suerte llegaban a los treinta y cinco años bien cumplidos)?
  • Mariana del Vergelцитує2 роки тому
    queremos saber de la narrativa del cuerpo femenino en tiempos antiguos, tenemos que escuchar el murmullo de las estatuillas de barro que después de milenios salieron de la tierra con sus pechos voluminosos, sus barrigas orondas y sus grandes, orgullosas nalgas.
  • Mariana del Vergelцитує2 роки тому
    Teta se dice con la boca bien abierta. Es orgullosa, nada oculta. Es firme, como las figuras que se labraban en el mascarón de proa de los barcos, para romper oleajes y tempestades con dos pechos altivos,
  • Mariana del Vergelцитує2 роки тому
    . El pecho deja de ser un objeto preciado de la sacristía, para ser ahora de los seglares y sus carnalísimos deseos.
  • Mariana del Vergelцитує2 роки тому
    Carlos Linneo. El padre de la taxonomía, inventó la palabra “mamífero”, ¡en qué momento más oportuno!, para sustituir a lo que hasta entonces era un “cuadrúpedo”.
  • Mariana del Vergelцитує2 роки тому
    El problema era no ser dueñas del cuerpo y de su narrativa social y cultural. Empezamos a entender que las chichis son nuestras, como nuestras son las orejas, los tobillos, la matriz, los
  • Mariana del Vergelцитує2 роки тому
    donde cada quien tiene su cuerpo y cada quien sus palabras para nombrarlo.
  • Samara Mendozaцитує2 роки тому
    Chichi en cambio, es palabra de menos audacias. Tiene regusto precolombino, olor a chile recién tostado, voz risueña que habla en náhuatl. Es la que va amamantando desparpajadamente por la vida, en cualquier parque y en cualquier mercado
  • Samara Mendozaцитує2 роки тому
    Los pechos entonces son dos, como el ying y el yang; y en el imaginario social tienen dos caras. La mala incita al placer y al pecado; la buena es toda amor y entrega desinteresada.
fb2epub
Перетягніть файли сюди, не більш ніж 5 за один раз