Jorge Comensal

Yonquis de las letras

    Rosy Antuñanoцитуєминулого місяця
    ¿Qué nos lleva a leer viciosamente? ¿Qué revela sobre nosotros, yonquis de las letras? ¿Quiénes somos, por qué nos odian? Buscar una respuesta tal vez sirva de elogio de la literatura. Con eso basta. El lector compulsivo vive mil años todas las noches. No está mal para una especie como la nuestra, obsesionada con la inmortalidad
    Gabyцитує7 днів тому
    Hay que estar muy enganchado a las letras para alucinar con una voz angelical que ordena leer.
    Gabyцитує8 днів тому
    La norma exige saber leer y leer algo. Pero nosotros amamos leer y leemos mucho, demasiado para el gusto de los normales.
    Luli Serrano Eguiluzцитує3 місяці тому
    Así como ciertas drogas intensifican la percepción, la literatura intensifica la cognición y nos hace sentir —es delicioso— que de golpe entendemos mejor el mundo, el cual nos parecía indescifrable, ilegible.
    Gabyцитує7 днів тому
    Es difícil controlar lo que sucede en la persona que lee; sin duda, se ocultan en ella excitaciones y fantasías
    German Romoцитує16 днів тому
    La dama de lince, el retrato de la infanta Catalina Micaela
    German Romoцитує16 днів тому
    Retirado en la paz de estos desiertos,
    con pocos, pero doctos libros juntos,
    vivo en conversación con los difuntos,
    y escucho con mis ojos a los muertos.
    Si no siempre entendidos, siempre abiertos,
    o enmiendan, o fecundan mis asuntos,
    German Romoцитує16 днів тому
    aficionados al acicalamiento, el apapacho, la plática.
    German Romoцитує16 днів тому
    Liguea, hija de Calíope, una sirena.
    German Romoцитує16 днів тому
    Giuseppe Tomasi en el relato «El profesor y la sirena
    German Romoцитує16 днів тому
    Los pueblos analfabetos no leen el mundo sino que hablan con él.
    German Romoцитує17 днів тому
    solo imaginado es lo que vive
    German Romoцитує17 днів тому
    Unas veces se conmemora el consuelo de soñar y otras se lamenta la tristeza de amanecer —qué violento ese contraste entre la dicha onírica de un beso y la pena de levantarse a trabajar—
    German Romoцитує17 днів тому
    Durmiendo, en fin, fui bienaventurado
    German Romoцитує17 днів тому
    Algo mucho más fuerte que yo me arrastraba hacia la ausencia
    German Romoцитує17 днів тому
    Mis ojos, convertidos en balas de plomo, se hundían en el cráneo. Sentía un hormigueo sabroso en las mejillas, un extravío semejante a la embriaguez
    German Romoцитує17 днів тому
    ¿Cuántos años me pasaré tumbado en la cama, inconsciente como un bulto?
    German Romoцитує17 днів тому
    Ignatius J. Reilly en La conjura de los necios
    German Romoцитує17 днів тому
    es delicioso— que de golpe entendemos mejor el mundo, el cual nos parecía indescifrable, ilegible.
    German Romoцитує17 днів тому
    Si el nombre queda escrito, el alma ha de salvarse
fb2epub
Перетягніть файли сюди, не більш ніж 5 за один раз