es
Книжки
Pedro Juan Gutiérrez

Trilogía sucia de La Habana

  • Sandy Jaguarцитує2 роки тому
    Yo no sé por qué la gente es tan pendeja. Total, Cuba siempre ha sido igual: tres o cuatro años de abundancia y veinte de miseria. Desde que tengo uso de razón es así. Por eso no se puede vivir con miedo. Hay que vivir sin miedo y pa’lante.
  • Santiago Romeroцитує4 роки тому
    Ya no quise buscar más relaciones íntimas con nadie. Me habían herido hasta un punto que no podría resistir repeticiones. Y decidí vivir en solitario. Mi vida normal, pero solo. Lógico: cada cierto tiempo alguien me fascina. Alguien logra brillar. Me gusta así. Nada para la eternidad.
  • Stann Maradiagaцитує4 роки тому
    Cada día disfruto más el silencio y la soledad y no espero demasiado. No puedo explicar cómo es. Si me rodea el silencio yo soy yo. Y eso me basta.
  • Stann Maradiagaцитує4 роки тому
    No se puede trabajar tanto porque la vida es muy corta.
  • Santiago Romeroцитує4 роки тому
    Siempre lo había sido y no sabía cómo desprenderme de las nostalgias para vivir tranquilamente.

    Aún no he aprendido. Y sospecho que nunca aprenderé. Pero al menos ya sé algo valioso: es imposible desprenderme de las nostalgias porque es imposible desprenderse de la memoria. Es imposible desprenderse de lo que se ha amado.
  • Santiago Romeroцитує4 роки тому
    Ya me estaba acostumbrando a muchas cosas nuevas en mi vida. Me estaba acostumbrando a la miseria. A tomarlo todo como viniera.
  • Fernandaцитує2 місяці тому
    Algunas ya habían logrado meter un médico en la trampa. En su trampa vaginal, quiero decir. Está bien. Las restantes seguían siendo alegres, ruidosas, libres.
  • Fernandaцитує3 місяці тому
    El negro gritaba aterrado y enseguida lo recogieron entre dos o tres y lo llevaron a un hospital. Dejaron el pellejo fálico en el piso, pero una viejita lo recogió, lo puso dentro de una bolsita plástica y se los alcanzó gritando: «¡Llévense esto pa’ que se lo peguen otra vez! ¡Que Dios lo proteja!»
  • Lu ROHLцитує4 місяці тому
    Cuba siempre ha sido igual: tres o cuatro años de abundancia y veinte de miseria. Desde que tengo uso de razón es así. Por eso no se puede vivir con miedo. Hay que vivir sin miedo y pa’lante».
  • Lu ROHLцитує4 місяці тому
    Él los azoraba de su lado. Nunca se acordaba de ninguna fulana, y menos de un hijo. Jamás una mujer parió a su lado. Cuando le decían que estaban preñadas, él se perdía. ¿Quién podía asegurarle que ese muchacho era de él? Todas las mujeres son iguales: por cuatro pesos se acuestan con cualquiera y después quieren encontrar un bobo para que les críe el niño.
fb2epub
Перетягніть файли сюди, не більш ніж 5 за один раз