es
Kazuo Ishiguro

Nunca Me Abandones

Повідомити про появу
Щоб читати цю книжку, завантажте файл EPUB або FB2 на Букмейт. Як завантажити книжку?
A primera vista, los jovencitos que estudian en el internado de Hailsham son como cualquier otro grupo de adolescentes. Practican deportes, o tienen clases de arte donde sus profesoras se dedican a estimular su creativi-dad. Es un mundo hermético, donde los pupilos no tienen otro contacto con el mundo exterior que Madame, como llaman a la mujer que viene a llevarse las obras más interesantes de los adolescentes, quizá para una galería de arte, o un museo. Kathy, Ruth y Tommy fueron pupilos en Hailsham y también fueron un triángulo amoroso. Y ahora, Kathy K. se permite recordar cómo ella y sus amigos, sus amantes, descubrieron poco a poco la verdad. El lector de esta espléndida novela, utopía gótica, irá descubriendo que en Hailsham todo es una re-presentación donde los jóvenes actores no saben que lo son, y tampoco saben que no son más que el secreto terrible de la buena salud de una sociedad.
Ця книжка зараз недоступна
364 паперові сторінки
Дата публікації оригіналу
2021
Видавництво
Editorial Anagrama

Враження

    Paty de la Torreділиться враженням2 місяці тому
    🔮Мудра
    💡Пізнавальна
    🚀Неможливо відірватися
    🐼Добра
    💧Зворушлива

    El segundo libro que leo de Ishiguro y otra vez me he encontrado llorando. Este hombre sí sabe penetrar en las emociones

    Paty Castaldi - Wingedділиться враженнямторік
    👍Раджу
    🔮Мудра
    🐼Добра
    💧Зворушлива

    Hermoso, lo amé

    Susana Gallegos Riveraділиться враженням3 роки тому
    💞Романтична

    Una historia para nada cursi pero si muy romántica.

Цитати

    b5961264266цитує4 роки тому
    cuándo quedarme cerca para consolarlos y cuándo dejarlos solos; cuándo escuchar todo lo que tengan que decir y cuándo limitarme a encogerme de hombros y decirles que se dejen de historias.
    Abril Castilloцитує9 годин тому
    Ruth nunca llegaría a saberlo, y que para ella, que no sabía nada de música, aquella cinta que me regalaba podía llenar el hueco que me había dejado la mía. Y de pronto sentí que mi desencanto se esfumaba y que en su lugar iba germinando una genuina dicha. En Hailsham no solíamos abrazarnos mucho. Pero, al darle las gracias, le apreté una mano con fuerza entre las mías. Y ella dijo:
    –La encontré en el Saldo pasado. Pensé que es del tipo de cosas que te gustan.
    La sigo conservando. No la pongo mucho porque su música no tiene nada que ver con nada. Es un objeto, como un broche o un anillo, y ahora que Ruth se ha ido se ha convertido en uno de mis más preciados bienes
    Abril Castilloцитує11 годин тому
    cierto –supongo– es que en Hailsham, a la sazón, había más robos de los que tanto nosotros como los custodios estábamos dispuestos a admitir. Pero la razón de que esté contando ahora esto es que quiero explicar lo de Ruth y su forma de reaccionar entonces. Lo que no se ha de olvidar es que perdí la cinta menos de un mes después de que Midge hubiera interrogado a Ruth en el Aula de Arte sobre el plumier y yo me hubiera apresurado a ayudarla

На полицях

fb2epub
Перетягніть файли сюди, не більш ніж 5 за один раз