es
Bernardo Esquinca

Inframundo

Повідомити про появу
Щоб читати цю книжку, завантажте файл EPUB або FB2 на Букмейт. Як завантажити книжку?
    Tesa Rodríguezцитує4 місяці тому
    Era un momento especial; se entregaron a él de la única manera en que los momentos felices pueden vivirse: obviando el pasado y, sobre todo, el futuro.
    Laura Sánchezцитуєторік
    Siempre me despiertas del coma
    Laura Sánchezцитуєторік
    El reconfortante y familiar mundo de los vivos
    Laura Sánchezцитуєторік
    Los muertos no caminan a plena luz del día; eso no ocurría en ninguna parte del mundo, ni siquiera en la Ciudad de México, el lugar donde cualquier cosa podía suceder
    Laura Sánchezцитуєторік
    Aquella mañana se perdieron muchas cosas importantes para la ciudad. Vidas, edificios, pero también vidas imaginadas y edificios imaginados
    Laura Sánchezцитуєторік
    Coyolxauhqui, deidad lunar, había permanecido enterrada cuatrocientos cincuenta y siete años, y ahora resurgía como un heraldo de la destrucción
    Laura Sánchezцитуєторік
    se entregaron a él de la única manera en que los momentos felices pueden vivirse: obviando el pasado y, sobre todo, el futuro
    Laura Sánchezцитуєторік
    Ella nunca entraba realmente en su vida, pero tampoco se alejaba
    Laura Sánchezцитуєторік
    El conjunto de cosas que mostraban las paredes, vitrinas, mesas y libreros, costaba una fortuna. Por eso Roldán sólo abría la puerta de su casa a sus amigos coleccionistas
    Laura Sánchezцитуєторік
    Roldán era un exquisito. Su hogar parecía un museo personal, un resumen de las obsesiones que había cultivado a lo largo de su vida
    Laura Sánchezцитуєторік
    Sus pesadillas estaban hechas de sonidos
    Laura Sánchezцитуєторік
    tiene que ver con la manera en la que funciona esta ciudad, con la corriente subterránea que…
    Laura Sánchezцитуєторік
    un mundo misterioso poblado de promesas
    Laura Sánchezцитуєторік
    Ponía especial atención en los zapatos. Los zapatos decían mucho de una mujer. Una mujer que caminaba cómoda en tacones altos era dominante; la que se movía discretamente en zapatillas, sumisa.
    Eso creía, pero se equivocaba. Porque Leandro Ceballos no sabía nada de mujeres
    Laura Sánchezцитуєторік
    Melchor descubrió que el libro le hablaba. Decidió colocarlo bajo su almohada para escucharlo en sueños
    Laura Sánchezцитуєторік
    La ciudad estaba viva. Era una enemiga haciendo cosas para acabar con la gente
    Laura Sánchezцитуєторік
    Él veía a los muertos en sueños, nunca a plena luz del día
    Laura Sánchezцитуєторік
    Así era la Ciudad de México, con su vocación de palimpsesto. Con más capas que una cebolla, pero con igual capacidad de hacer llorar a quien expusiera sus ojos ante ella
    Laura Sánchezцитуєторік
    Una vez que se retiró la última piedra, el terreno fue regado con sal, para que nada volviera a crecer allí
    Laura Sánchezцитуєторік
    Un volumen proveniente de los días de la Conquista. Desde pequeños oyeron las historias. Su tío lo guardaba bajo la almohada para que le susurrara cosas mientras dormía
fb2epub
Перетягніть файли сюди, не більш ніж 5 за один раз