Jaime Sabines

Sabines a la mano

Uno más de los legados del maestro Jaime Sabines es este puñado de poesías que, de entre toda su obra quiso, como agua del pensamiento, compartir con los enamorados y entusiastas de su oficio. No fue tarea fácil; se trata de una muy íntima selección que durante varias noches ocupó la cordura del poeta. Don Jaime, desde lo más íntimo de su ser, desnudó su obra, la frotó y como mariposa la hizo volar. En Sabines a la mano nos regala los versos que para él definieron su quehacer literario.
50 паперових сторінок
Дата публікації оригіналу
2019
Видавництво
MAPorrúa

Враження

    EDNA TAPIA GUZMANділиться враженнямторік

    Ejemplo de lo hermoso que se encuentra en la simplicidad

    Itzel Garciaділиться враженнямторік
    👍Раджу

    Son de los poemas más conocidos de Sabines y es super cortito.

    nancyalvaaradoділиться враженням3 місяці тому
    👍Раджу

Цитати

    alejandro carmonaцитує5 місяців тому
    Me aprendo en ti más que en mí mismo.
    Alejandro Orellanaцитує5 місяців тому
    e quiero a las diez de la mañana, y a las once, y a las doce del día. Te quiero con toda mi alma y con todo mi cuerpo, a veces, en las tardes de lluvia. Pero a las dos de la tarde, o a las tres, cuando me pongo a pensar en nosotros dos, y tú piensas en la comida o en el trabajo diario, o en las diversiones que no tienes, me pongo a odiarte sordamente, con la mitad del odio que guardo para mí.

    Luego vuelvo a quererte, cuando nos acostamos y siento que estás hecha para mí, que de algún modo me lo dicen tu rodilla y tu vientre, que mis manos me convencen de ello, y que no hay otro lugar en el que yo me venga, a donde yo vaya, mejor que tu cuerpo. Tú vienes toda entera a mi encuentro, y los dos desaparecemos un instante, nos metemos en la boca de Dios, hasta que yo te digo que tengo hambre o sueño.

    Todos los días te quiero y te odio irremediablemente. Y hay días también, hay horas, en que no te conozco, en que me eres ajena como la mujer de otro. Me preocupan los hombres, me preocupo yo, me distraen mis penas. Es probable que no piense en ti durante mucho tiempo. Ya ves. ¿Quién podría quererte menos que yo, amor mío?
    Alejandro Orellanaцитує5 місяців тому
    e tienes en tus manos

    y me lees lo mismo que un libro.

    Sabes lo que yo ignoro

    y me dices las cosas que no me digo.

    Me aprendo en ti más que en mí mismo.

    Eres como un milagro de todas horas,

    como un dolor sin sitio.

    Si no fueras mujer fueras mi amigo.

    A veces quiero hablarte de mujeres

    que a un lado tuyo persigo.

    Eres como el perdón

    y yo soy como tu hijo.

    ¡Qué buenos ojos tienes cuando estás conmigo!

    ¡Qué distante te haces y qué ausente

    cuando a la soledad te sacrifico!

    Dulce como tu nombre, como un higo,

    me esperas en tu amor hasta que arribo.

    Tú eres como mi casa,

    eres como mi muerte, amor mío.

На полицях

    Bonzo Poe
    Poesía
    • 85
    Sof Rosales
    Poesía
    • 8
    cindy madelayne quimis mendez
    Lista de espera 🙂
    • 3
fb2epub
Перетягніть файли сюди, не більш ніж 5 за один раз