es
Michel Foucault

Vigilar y castigar

Повідомити про появу
Щоб читати цю книжку, завантажте файл EPUB або FB2 на Букмейт. Як завантажити книжку?
Quizás hoy provoquen vergüenza nuestras prisiones. El siglo XIX se sentía orgulloso de las fortalezas que construía en los límites de las ciudades y, a veces, en el corazón de éstas. Se complacía en esa nueva ben9nldad que reemplazaba los patíbulos. Se maravillaba de no castigar ya los cuerpos y de saber corregir en adelante las almas. Aquellos muros, aquellos cerrojos, aquellas celdas figuraban una verdadera empresa de ortopedia social. Quienes robaban eran encarcelados, también aquellos que violaban o mataban.

¿De dónde proviene el curioso proyecto de encerrar para corregir, disciplinar, controlar, que traen consigo los códigos penales de la época moderna? ¿Es una herencia de las mazmorras medievales? Más bien, una tecnología novedosa: el desarrollo de un conjunto de procedimientos de coerción colectiva para dividir en zonas, medir, encausar a los individuos y haceros a la vez «dóciles y útiles». Vigilancia, ejercicios, maniobras, puntajes, rangos y lugares, clasificaciones, exámenes, registros: una manera de someter los cuerpos, de dominar las multiplicidades humanas y de manipular sus fuerzas, que fue desplegándose en los hospitales, en el ejército, las escuelas y los talleres: la disciplina.

El Siglo XIX inventó, sin duda, las libertades, pero les dio un subsuelo profundo y sólido: la sociedad disclplinaria, de la que aún dependemos.
Ця книжка зараз недоступна
535 паперових сторінок
Дата публікації оригіналу
2014
Видавництво
Siglo XXI Editores México

Враження

    Adolfo Borda Guillénділиться враженням2 роки тому
    👍Раджу

    Estupenda obra.

Цитати

    Diego Caceresцитує9 місяців тому
    ¿Puede extrañar que la prisión se asemeje a las fábricas, a las escuelas, a los cuarteles, a los hospitales, los cuales, a su vez, se asemejan a las prisiones?
    Diego Caceresцитує9 місяців тому
    Pero no hay que engañarse; estas técnicas no hacen sino remitir a los individuos de una instancia disciplinaria a otra, y reproducen, en una forma concentrada o formalizada, el esquema de poder-saber propio de toda disciplina
    Diego Caceresцитує9 місяців тому
    “El soberano, por medio de una prudente policía, acostumbra al pueblo al orden y a la obediencia.”

На полицях

    Miguel Ángel
    MIGALA
    • 68
    • 274
    Charly Cubillos
    Recomendados MIGALA
    • 7
    • 20
    Miguel Ángel Vidaurre
    Filosofía
    • 59
    • 6
    Luis Peñaranda
    Mis Libros
    • 46
fb2epub
Перетягніть файли сюди, не більш ніж 5 за один раз